RMS

Rolling Stones en Bogotá: Cuatro músicos sin la menor intención de morir

Los Stones tocaron cada canción como si fuera la última vez que lo fueran hacer en sus vidas, no se guardaron nada, pensando tal vez que jamás fueran a despertar después de esa noche.

Oriental norte baja, sector 11, fila p, silla 193. El cielo ya esta abierto y solo una estrella se puede ver, las luces se apagan, el video rueda y el tren se ve venir. Una voz ronca los anuncia, Keith Richards sale de la penumbra caminando con su Fender Telecaster verde, levanta su mirada desafiante y dispara el explosivo riff de ‘Jumping Jack Flash’. La pirotecnia saluda al Nemecio, los Stones en pleno ya están sonando en Bogotá, solo malas palabras y gritos salen entre la euforia. La boleta con creces ya se pago.

Jumpin’ Jack Flash – Rolling Stones en Bogotá – RMS

La catedra magistral de rock & roll da inicio. Entre sus alumnos se mezclan abuelos, padres, hijos y hasta nietos; conocedores, entusiastas y muchos que no van ni volverán a un concierto en años. Los maestros continúan su ponencia con ‘It’s Only Rock n’ Roll’, ‘Tumbling Dice’ y ‘Dead Flowers’. Todavía existe el asombro por lo que se esta viviendo, nunca antes se habían escuchado tan fuertes y claras las guitarras en el Campín.

Mick Jagger con un bien intencionado castellano y un documentado argot nacional, demuestra que le importa su auditorio. Los Stones nos tomaron en serio. Para seguirlo afirmando encantados invitaron a Juanes a la tarima para tocar con ellos ‘Beast of Burden’. De no creer.

El de la camisa negra se veía hasta asustado. Los acordes inician su camino y la guitarra del colombiano se integra a la perfección, a dos voces con Jagger la sorpresa lleva buen rumbo. Ronnie Wood da el primer punteo para luego darle la batuta al paisa. Cualquier guitarrista daría lo que fuera por hacer un solo mientras te rodean Ron y Keith. Lamentable que muchos repudiaron el gesto de los Ingleses, la buena música no es de los eruditos, puristas, idólatras y menos de los resentidos. Si respetan tanto el rock, acepten que para Mick, Juanes es “fantastic”.

The Rolling Stones & Juanes / Beast of Burden / Bogotá, Colombia -RMS

Llega ‘Wild Horses’ momento ideal para abrazar o añorar abrazar, banda sonora ideal para el romance. El grupo reconoce la adicción de Ronnie por el café colombiano y se viene el intro de ‘Paint It Black’. Por primera vez en la noche las gradas del estadio comienzan a temblar, las ganas de iniciar un pogo como los que hacía con mis amigos en el 90 en el bar ‘Vértigo Campo Elías’ se frustran. Demasiados teléfonos grabando, muchas escaleras y nadie interesado en interactuar.

El sonido del cencerro anuncia ‘Honky Tonk Women’, y en el piano el señor Chuck Leavell, una canción que suena a rock sureño gringo, pero que fue escrita en Brasil en 1969 cuando Jagger y Richards pasaron 15 días en una casa en Matão, cerca de Sao Pablo y no en Memphis. Escuchar a Chuck hacer su solo de piano me elevo de más, mientras disfrutaba sus arpegios iguales y únicos a los que toco con Eric Clapton en ‘Old Love’ del ‘MTV Unplugged’.

El timón del escenario queda en manos de Keith Richards para comandar ‘You Got The Silver’. Su voz rasgada y las guitarras acústicas llenan de intensa nostalgia la noche. Después llega ‘Before They Make Me Run’, Keef y Ron se saben divertir sin Mick, son un ADN que crea criaturas sonoras perfectas.

unspecified

La armónica retumba a los 2.640 metros de altura de la capital. Los pulmones de Jagger llegan renovados para colmar de mucho blues y danza desenfrenada la escena con ‘Midnight Rambler’. Las Gibson son las dueñas del lugar. El recital continua con ‘Miss You’, la era disco nos mueve a todos mientras acompañamos el coro, hasta Mick reconoció el esfuerzo “Bogotá cantaron increíble”.

Sasha Allen, la nueva corista de los Stones se encargo de darle la fuerza extra a ‘Gimme Shelter’, caminado hasta el final de la tarima, mostro con furia la potencia de su voz y fascino con su entrega.

‘Start Me Up’, confirmaba la estupenda acústica de la casa azul y roja. Fue el coro que mejor retorno tuvo. La estructura no se movió tanto, de nuevo la mayoría prefirió grabar un video que jamás volverá ver por el mal registro con el que quedo.

El pentagrama invertido aparece en las pantallas dando aviso a ‘Sympathy For The Devil’. Por fortuna el Procurador y el “Concejal de la familia” no se enteraron de la difusión del símbolo pagano antes del concierto, si no hasta lo mandan a cancelar. Jagger con una capa roja aterciopelada domina el culto, mientras antes de su entrada Ronnie se fuma un cigarrillo y bebe algo al lado de la batería de Charlie Watts. Los sonidos tribales son la base para que Richards se divierta con su Les Paul.

Sin Pausa llega ‘Brown Sugar’ otra buena dosis de rock que la acompaña un poderoso solo de saxo, Mick corre raudo por la tarima y toda la banda parece querer tocar toda la noche como si acabaran de empezar la faena.

unspecified-1

Se asoma una falsa despedida. Movimientos en el escenario, de repente conmovedoras voces resuenan y bellos rostros se ven en las pantallas, son rostros nuestros y te preguntas quiénes serán, de dónde salieron, cuándo y cómo lo cuadraron. ‘You Can´t Always Get What You Want’, esta en el aire y un nuevo momento mágico nos regalan los Stones. Los integrantes del coro de la Javeriana deberían ya estar becados y graduados con honores, nos hicieron quedar muy bien. Por otro lado sorprendente como guardaron el secreto, deben enseñarle su técnica a la Fiscalía.

Can’t Always Get What FULL Rolling stones Bogotá, Colombia – RMS

El final esta anunciado. Uno de los riff más relevantes en la historia del rock sonará en vivo en Bogotá y por sus creadores. ‘Satisfaction’ marca el final de una clase contundente hecha ‘playlist’, la cual todos juiciosos deberíamos profundizar y repetir. De nuevo la pirotecnia y el final de un sueño cumplido adorna el infinito capitalino. Cuatro inmortales se abrazan y nos dan la venía, ojalá nuestro aplauso también los logre regocijar.

La camiseta y la chaqueta con el logo de la banda ya tienen una historia que contar. Ahora miro distinto el cuadro que tengo de los Stones. Ya no me volveré a preguntar como sería, ahora recordaré con una sonrisa lo sublime que fue.

Adenda.

La apertura sonora de la noche estuvo a cargo de los Diamante Eléctrico. Una banda que he reseñado a profundidad. Siempre me han gustado. Su presentación fue buena, siguen siendo notables en vivo, pero ya es hora de que se encaminen en ser extraordinarios, sobre todo ante públicos tan masivos. Que mantengan los teclados, que incorporen otra guitarra, que la voz se vuelva más clara y profunda para reconocer y disfrutar mejor las buenas letras. Ojalá su baterista levante más su mirada y acompañe más los cortes con platillos. No entiendo por qué no usa un crash a la izquierda. El hueco se siente demasiado. Seguro van por más Grammys y seguirán abriendo y cerrando bocas.

Bien por Ocesa fue efectiva su guía y respetaron mi ubicación. Mal por el ingreso en el primer filtro. La verdad me cole. Lo siento. Bien por ‘Andrés’ estaba rico el sándwich.

Fotos: Oficiales Ocesa Colombia

You must be logged in to post a comment Login